Relatos e historias, compartir historias, compartir relatos

Vuestras creaciones

HOJA EN BLANCO

¿Qué se escribe cuando se tiene una hoja en blanco frente a uno?

Hay millones de temas que pueden plasmarse en una hoja que recién muestra su blancura y tu mente se pone igual de blanca que ella, Habiendo tantos temas y tópicos que escoger, no se te ocurre ninguno, la mente sigue en blanco y las letras no aparecen en tu horizonte de papel.

Pero te das valor y comienzas a poner las primeras letras y de inmediato surge la duda, te cuestionas, te juzgas y te hechas para atrás y borras esas letras que jamás leerá nadie.

Pierdes interés en dejar una parte de ti plasmada en el papel para las generaciones posteriores y desistes y piensas que quién eres tú para cambiar al mundo, y dejas esa hoja en blanco por la paz, y el mundo sí que se pierde de ti, pero tú no lo sabes, porque has abandonado tu plan de trascender en la vida como escritor.

El mundo pierde la oportunidad de ver a través de tus ojos todo aquello que has visto y ellos jamás verán. Te has ido y la hoja seguirá en blanco si no tienes las agallas de regresar y volver a verte frente a frente con esa hoja en blanco y poner tu mente en negro o en azul o en verde y empiezas a escribir todo lo que tu vida a sembrado y ahora puede cosechar gracias a tu experiencia que es única y que puede ser divertida, triste, deplorable (alguna vez) interesante, aburrida, entusiasta, sentimental y mil cosas más que solo tú has vivido y nadie más en este mundo lo ha hecho como tú.

Y todo por no considerarte especial, único e irrepetible en este mundo lleno de millones de personas (que por cierto también son únicas e irrepetibles), por creer que tu vida es simple, cotidiana, aburrida e insignificante.

Ponte a pensar por un minuto nada más, cuantas cosas has pasado para llegar donde estás, cuántas cosas has visto u oído que te ha alegrado o estrujado el corazón y has deseado tener a alguien a tu lado y poder compartirlo y te has visto solo o acompañado pero no entendido.

Cómo has deseado poder gritarle al mundo tal o cual cosa y has callado por miedo, por creer que no vale tu voz, que no interesa tu pensar, que tu vida es “normal” como todas. Pero ahora estas aquí frente a una hoja en blanco, con un sinfín de oportunidades para alzar tu voz y decir todo lo que llevas dentro, todo lo que tu corazón siente y todo lo que tu mente piensa. Tienes todas las hojas en blanco que necesites para decirnos lo maravillosa que ha sido tu vida.

Ven, siéntate, estira tus brazos y cuello, truenas tus dedos, ponte en una posición cómoda y date el valor que necesitas (que tampoco es mucho) y comienza a llenar esa hoja en blanco que te ofrece hoy la vida…

“Todo comenzó un día cuando yo era una pequeña niña y caminé sola por primera vez, tenía tan solo tres años, cuando mi hermanita recién nacida llegó a mi casa y yo decidí soltarme de la cama y dar mis primeros pasos…

Acacia González Miranda

Share This